Huir de las respuestas de manual y afrontar las entrevistas tratando de ser uno mismo son la mejor receta si se quiere triunfar en un proceso de selección. No se trata de no prepararse para la entrevista, sino de comportarse con naturalidad. “Conviene que la gente vaya sabiendo sus puntos fuertes y débiles, pero no que lo hagan con respuestas preparadas sino que se comporten tal y como son y faciliten información al reclutador”, explica Encarna Maroño, directora de Recursos Humanos del Grupo Adecco.

http://www.elmundo.es/economia/2016/05/05/571f91ce46163fd47a8b4606.html

Anuncios